Miércoles , 20 junio 2018
“Miramos con gratitud la historia y nos comprometemos en este presente en la formación”

“Miramos con gratitud la historia y nos comprometemos en este presente en la formación”

Días atrás, monseñor Gabriel Mestre obispo de Mar del Plata presidió la misa por los 50 años de la Escuela Universitaria de Teología (EUT). Concelebraron los presbíteros Luis Albóniga, rector de la institución y Tomás de la Riva, vicepresidente del CEDIER, entre otros sacerdotes profesores de la institución que se hicieron presentes en la eucaristía. Al finalizar, bendijeron y entregaron los títulos de cuatro nuevos profesores universitarios de teología: Diego Asili, Silvia de Correa, Sonia Forciniti y Silva Larreategui.

Durante la homilía el obispo hizo referencia a las lecturas bíblicas y destacó “en primer lugar el kerigma en el evangelio de San Juan: Dios amó tanto al mundo que entregó a su hijo para el que crea tengo Vida Eterna. En esto se sintetiza toda la historia de la Salvación y todo el ciclo litúrgico. Qué lindo si podemos contemplar como verdadero discípulos del Señor este versículo que resume de manera magnífica la vivencia total del misterio de nuestra fe”.

“El segundo movimiento: Dios envió a su propio Hijo no para condenar al mundo, sino para la salvación. Hay que tener presente que el designio de Dios es salvar al hombre y a la humanidad. En este sentido tenemos un papel particular como bautizados, somos los anunciadores de esta nueva vida, dice el texto de los hechos”, continuó diciendo el obispo y agregó “Hoy en el marco de celebrar los 50 años de la Escuela Universitaria de Teología y bendecir a cuatro hermanos que reciben su título luego de formarse en la EUT, junto a todos ustedes alumnos, qué lindo poder contemplar desde la fe, el kerigma del evangelio de Juan y anunciar esta nueva forma de vida, a todos los hermanos”.

Como tercer y último elemento, “tener presente que lo hacemos en un contexto profundamente difícil, en una cultura que resiste al mensaje de Salvación, y al mensaje del evangelio. Nosotros somos parte cuando por el pecado tenemos miedo y nos resistimos a que la luz del misterio de Cristo, la luz la Pascua ilumine nuestra vida. En el servicio evangelizador, lo percibimos en esta cultura contemporánea que rechaza y resiste el evangelio”, resaltó el obispo.

“Pensaba en esto, llevándolo al tema de la defensa de la vida no nacida, y en el compromiso claro que tenemos que tener en la oposición a la legalización del aborto. Ahí se juegan claramente la luz y las tinieblas, ahí se juega el designio de la salvación de Dios que tenemos que presentar con absoluta claridad, firmeza y apasionamiento como nos dice el papa en la última exhortación apostólica.. No es el único tema pero está presente en nuestra agenda política social de la patria, en este momento”.

Finalmente, mencionó “estamos celebrando estos 50 años de la EUT miraba escritos de Arancedo, en los que hacía referencia, ‘somos nosotros porque otros fueron antes que nosotros’, y evocaba la figura de monseñor Enrique Rau quien soñó con una Iglesia particular de Mar del Plata, bien formada para responder a los desafíos de nuestro tiempo. Miramos con gratitud la historia y nos comprometemos en este presente, todos los que formamos parte de la EUT, del CEDIER, de los ámbitos formativos de la diócesis. Aprovecho para agradecer al padre Luis Albóniga como rector de la EUT, a Rubén Primo Fernández nuestro nuevo vicerrector y el resto del equipo de la EUT y de los distintos proyectos, programas y servicios que tenemos en el CEDIER y llevan adelante la formación de nuestra diócesis. Que seamos herederos de lo que monseñor Rau soñó, en nuestro presente.  Agradezco la tarea, la gestión tantas veces complicada que significa llevar adelante un ámbito formativo, los nuevos desafíos que tratamos de responder, en el ámbito de la formación virtual on-line que hacen que el mensaje de Jesús y el evangelio llegue a las distintos los rincones de la diócesis, y también a personas que están fuera de nuestro ámbito diocesano. Que el Señor recompense cada esfuerzo, cada entrega, cada acto de generosidad de cada uno de los que hacen la EUT y el CEDIER, de manera cotidiana para vivir en profundidad el kerigma cristiano y transmitirlo a todos”.

Al término de la misa el obispo bendijo los diplomas de los nuevos profesores universitarios de Teología y junto a las autoridades de  la EUT, los entregaron a los flamantes egresados.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>